Hemos venido a este planeta para vivir experiencias. En ocasiones son positivas y conseguimos experimentar emociones placenteras. Pero, en otros casos, sufrimos un bloqueo emocional a consecuencia de determinadas experiencias dolorosas para el alma que, al final, también lo son para el cuerpo -porque no podemos olvidar que cuerpo, mente y espíritu son los diferentes ingredientes que han de maridar en perfecta armonía  para elaborar el Ser, si uno de los ingredientes está en mal estado, arruinará y anulará el sabor del resto-.  Por tanto, una carga de emociones negativas a las que no se aplica una sanación, como la liberación del pericardio, nos puede llevar a enfermar cualquiera de las partes que conforman nuestro Ser. Cuando no queremos ver lo que está pasando y nos decimos a nosotros mismos: “Todo va bien, no pasa nada”, nos lleva a enfermar.

Nos da miedo salir de nuestra zona cómoda y el cuerpo empieza a enfermarse porque el alma necesita recuperar nuevas experiencias y sanar viejas heridas.  Es entonces cuando la liberación de emociones atrapadas a través de la liberación del pericardio se hace imprescindible dentro de un proceso de sanación: las emociones fuertes, -como ira, tristeza, frustración, un miedo, una traición o una muerte- van ligadas al corazón pero, antes de llegar a él, no se digieren bien en los órganos internos y cuando llegan al corazón hacen que éste se cierre, se bloquee. Es entonces cuando hay que liberar las emociones.

Liberación del Pericardio. El órgano.

La liberación del pericardio es muy importante.  Nuestro corazón es el órgano vital por excelencia. Y también es el receptor y catalizador de nuestra vida emocional y espiritual. Frente al miedo o cualquier otro tipo de  amenaza es el pericardio el que reacciona retrayéndose, permitiendo así que el corazón siga bombeando para mantenernos en vida. Todos sabemos que cuando tenemos una emoción fuerte el corazón se encoge y hemos oído la expresión “tener el corazón duro como una piedra”. El saber popular también se fundamenta en  una explicación médica: el pericardio es una membrana fibrosa constituida por dos capas y está íntimamente ligado al corazón y al diafragma. En caso de emociones fuertes, la fibra cruzada se cierra para evitar el impacto emocional, lo que provoca que el diafragma también se encoja y se crea un efecto en cadena: el estómago, la vesícula biliar, el esófago, la columna, etc se ven afectados.  Liberando el pericardio se libera todo.

Por sus múltiples inserciones anatómicas y neurofisiológicas, cualquier reacción del Pericardio afecta extensivamente a todo nuestro organismo. El Pericardio está íntimamente ligado al corazón, al diafragma, las pleuras, la tráquea, el esófago, la entrada del estómago, las principales vías arteriales y venosas, el centro frénico (responsable de la respiración), el ganglio estrellado (clave en la regulación del sistema nervioso neurovegetativo), la base del cráneo, las membranas intracraneales, las glándulas Tiroides y Timo; posee además numerosos ligamentos que lo unen directamente a la columna vertebral desde el sacro hasta la base del cráneo.
A parte de sus relaciones anatómicas y neurofisiológicas, el Pericardio-Corazón es una pieza esencial para la comprensión y evolución del ser humano. Es en el Pericardio-Corazón donde se reúnen el cuerpo y el alma permitiendo en esta unión la manifestación del Espíritu. En este vídeo podéis escuchar una completa explicación del funcionamiento del órgano del pericardio:

La sanación del bloqueo emocional.

Cada uno de nosotros tenemos bloqueos diferentes, por lo que no hay una llave mágica tipo “dos movimientos a la derecha y uno a la izquierda”. Cada persona necesita una intervención sanadora diferente e, incluso, específica para un momento concreto de su vida. Como el caso de una estudiante bloqueada y nerviosa,  incapaz de prepararse los exámenes. Mi misión fue ayudarla a elaborar el plan de estudios y conseguir hacerle cambiar la actitud y darle seguridad. Fue puro  coaching. Esta era la necesidad primaria de la persona en ese momento.  En otra ocasión vino a la consulta una chica muy joven con graves problemas en la piel (llagas dolorosas que la imposibilitaban salir a la calle ). En 10 sesiones seguidas de desintoxicación celular y Aurum Vitae mejoró notablemente su condición y llegó a empezar el camino hacia su sanación: de nuevo recuperó la vida social y los estudios.

retracción pericardio

La liberación del pericardio se basa en el movimiento de la Vida, que es el movimiento típico de la osteopatía. El lemniscata (∞) es el movimiento del infinito que se genera a sí mismo. Así funciona también cada célula, que es el principio de todo. Cada una de las células de nuestro cuerpo poseen una memoria y consciencia específica para cada uno de nosotros de cosas que ya nos han pasado.  Cuando la célula está bien, este movimiento del lemniscata (∞) está en expansión, cuando la célula tiene miedo empieza a retraerse. Igual que nosotros. Aquí entra en juego un concepto tan importante como es la desintoxicación celular. Liberar el cuerpo de las toxinas se hace modificando la alimentación y gestionando las  emociones. Hay personas que comen muy sano pero se enferman porque las emociones tienen un papel muy importante en el PH. Debemos entender esas emociones y no caer en el victimismo.

Cursos liberación del pericardio.

En los cursos que imparto conduzco meditaciones para enraizarnos y encontrar nuestro centro llegando al equilibrio. Practicamos en camilla el protocolo completo, aprendemos herramientas para vivir las emociones y despertamos la Magia que cada uno tenemos dentro de nosotros.  Aquí tenéis más información sobre el próximo curso de iniciación a la osteopatía bioenergética celular (liberación del pericardio).  Una oportunidad muy interesante para vivir durante 6 días un proceso de sanación y crecimiento personal.

Sesiones liberación del pericardio.

Empezamos a desbloquear las emociones desde el interior de los órganos, seguimos con la liberación del pericardio equilibrando el sistema visceral y metabólico, reajustando el aparato músculo-esquelético. Consecuentemente se abren los chakras y fluye el nuevo camino hacia el cambio. Las palabras nos pueden ayudar a curarnos. Por eso hay sesiones en que se habla mucho, en otras no sale ni una sola palabra ya que las personas necesitan estar consigo mismas y conocerse de verdad.   Cada momento es único, por lo que cada sesión o tratamiento en consulta es muy personalizado. Cuando el pericardio está liberado, la persona se siente más viva, con la cabeza despejada, alegre, ligera, aliviada, tranquila, con energía.

 

 

Leave a Reply

©2016 Claudia Boschi.AURUM VITAE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. política de cookies ACEPTAR